Jubileo - 1988-2013 - 25 años

Nuestro Colegio

El Colegio El colegio Santa María nació en 1988 por iniciativa de un grupo de padres que buscaban promover una nueva alternativa educativa para Salta. Constituyeron para tal fin, la "Fundación Santa María", organización sin fines de lucro, ente propietario del Colegio. Su nombre "María" se debe a que ella es la guía e inspiradora del Proyecto Pedagógico: "Bajo la protección de María queremos aprender a educarnos a nosotros mismos para llegar a ser personalidades libres, firmes y apostólicas", como afirmara el padre José Kentenich en 1912 (fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt).

Los pilares sobre los que se fundó la Institución son: una auténtica formación humana, cristiana y mariana; la excelencia académica; el bilingüismo en inglés y una educación integral . Nuestro sistema de doble escolaridad nos permite ofrecer una currícula variada y exigente donde los alumnos pueden descubrir y desplegar sus potencialidades y talentos, realizar actividades físicas y deportivas, y aprender de manera intensiva el idioma inglés. Nuestros alumnos participan en obras de teatro, muestras de artes visuales, intercambios deportivos, competencias académicas, simulaciones empresariales, etc. Fomentamos también actividades que enriquecen el desarrollo personal de nuestros jóvenes como campamentos, convivencias, cenáculos y misiones.

La modalidad de enseñanza es mixta, pero en primaria hay cursos de varones y de mujeres por separado, a fin de brindarles espacios donde puedan desarrollar intereses propios e intereses comunes.

En diciembre de 1991 se recibió la primera promoción del secundario, y desde entonces nuestros egresados han demostrado la calidad de la educación recibida a través de un excelente desempeño humano y académico en distintas universidades del país. Contamos con un edificio propio donde funciona desde sala de 3 hasta el nivel Secundario.

A través del espíritu de familia y de un clima de confianza, de respeto y de diálogo buscamos establecer vínculos sanos y profundos, que son la base para el desarrollo armónico de la persona y el carisma de nuestra Institución.